Inicio Literatura Poesía Lírica
Poesía Lírica PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Ignacio A. Pane   
Martes 20 de Octubre de 2009 11:39

POESIA LIRICA
Ignacio A. Pane


I. ASUNTOS, CARACTERES, EVOLUCIÓN - II. ESPECIES LíRICAS: ODA, ELEGÍA, MADRIGAL, EPITALAMIO, BALADA, CANCIÓN – EL CANTAR, LA DOLORA.

La poesía lírica o género lírico comprende todos los poemas en que prevalece o predomina la expresión de las ideas personales y sentimientos propios del poeta.
Todo lo que puede interesar, todo lo que presenta algún aspecto bello, cosas y fenómenos inorgánicos, orgánicos y espirituales, cabe entre sus asuntos. Todo, admitiendo hasta narraciones o descripciones, es decir algo de objetivo, con la condición de que descuelle o resalte lo personal o íntimo del poeta. Así, por ejemplo, (escogiendo al azar una de las doloras de Campoamor) ¿Qué es amor?, a primera vista parece una ojeada impersonal sobre hechos y personajes históricos, cuyo panorama por completo independiente del autor, da a la composición un carácter objetivo; pero no es así, dicha dolora no pertenece a la épica, a pesar de la opinión de algunos críticos. Es lírica: en ella predomina la impresión individual e íntima del poeta. Campoamor no se propone en ello cantarnos o presentarnos a las mujeres celebres de la Historia por sus peculiaridades en el amor. Si nos recuerda a Lucrecia, que ama honradamente, a Magdalena, pecadora arrepentida, a Mesalina, lujuriosa, a Safo, arrebatada y suicida, a Francesca de Rímini, incestuosa, a Ninón, cortesana, etc. no es para hacer un breve bosquejo histórico, sino para manifestar su idea sobre la inmensa relatividad de ese sentimiento.
Es lírica pues, toda composición de carácter eminentemente subjetivo.
El nombre de lírico, de lira, instrumento con el cual se acompaña el canto en Grecia, no es sino una de las manifestaciones de tal carácter. Derivándose por lo general, de los sentimientos mas “calurosos” o “intensos” que pueden agitar ala hombre, es natural que mueva todos los resortes del poder expresivo, principalmente del aparato local, y por lo tanto no solo la articulación lingüística sino también y muy enérgicamente la entonación musical.
De ahí resulta que aún en los grados superiores a que ha llegado nuestra evolución literaria, la mayor parte las especies liricas están destinadas al canto, o que, por lo menos, burguesamente, se “los recite de frac ante el piano;” y resulta también la afición general a las poesías de versos más cadenciosos o musicales.
Con lo dicho es fácil comprender:

1) Que forma propia o característica de elocución sea la enunciativa (o discursiva) admitiendo solo accidentalmente la narrativa, descriptiva y dialogada.

2) Que no requiere esencialmente la intensidad o ardor del sentimiento; pues hay emociones íntimas, personalísimas sin necesidad de ser fogosas. Lo más trivial, lo más pueril puede inspirar al poeta lírico. Es así como han encontrado temas para hermosas producciones Salvador Rueda en la aguja, en las cañas, Campoamor en lo que hacen niños y niñas en los pajarillos.(1) Compruébanlo también muchas obras líricas jocosas o humorísticas.

3) Que lo que debe exigirse de la lírica para que emprenda sus más altos vuelos en la sinceridad o ingenuidad, esto es, lo que anteriormente hemos llamado verdad y naturalidad, aun cuando moralmente el poeta sea mentiroso o no tenga la costumbre o virtud de experimentar cuanto dice. Por eso, principalmente por eso, han culminado Bécquer, Espronceda, Selgas y Núñez de Arce en la lírica castellana del Siglo XIX, Byron, en la inglesa, Heine, en la alemana, Leopardi y Carducci, en la italiana, Víctor Hugo, La Martine, Musset, y aun algunos decadentes en la francesa.

Consecuencias de lo expuesto son también que en cuanto a la forma el género lírico admita mayor número de galas o figuras, desde las de dicción más inexpresivas hasta las más patéticas, mayor libertad de hipérbaton, mayor variedad, saltos digresiones más frecuentes; posibilidad del empleo de todos los metros, etc. Y en cuanto al fondo, impresiones estéticas más profundas y universales y a la vez más originales e individualistas.

La lírica como todo género poético, como todo Arte se encuentra en germen en los orígenes de la evolución(2); pero no alcanza su mayor desarrollo sino cuando lo individual adquiere tanta o casi tanta importancia como lo social (Píndaro)(3) y ya que lo que ocurre a la personalidad del poeta no tiene por sí mismo atractivo suficiente, se hace la reclame con el pregón llamativo de los versos y del canto (lieders alemanes, cantares españoles).

Por su fondo es, pues, la lírica lo más avanzado en la evolución, pero por su forma aún encierra muchas supervivencias de los periodos primitivos.
Cierto que el término lírico es sinónimo de cantable y que, como dice Trueba, tipo del poeta popular de España en el siglo XIX, ”si atendiéramos solo a la condición de cantable para calificar de lírica a la poesía, necesitaríamos comprender en esta calificación a la de todos los géneros porque no hay ninguno que no sea más o menos cantable.” Pero también es cierto que a ningún género sucede esto como a la lírica, especialmente a su especie clásica, la oda que “no parece sino que, con su irresistible tendencia al ritmo se mostrara fiel todavía a su antigua unión con la música”.

II- Los poemas líricos son clasificados por los tratadistas en grupos que reciben nombres particulares según sus asuntos, su extensión, su metro, el tono de sus sentimientos etc. Pero antes de ver tales especies, es conveniente indicar que no todas las composiciones líricas pueden ajustarse estrictamente a las definiciones establecidas. (4)
Las principales, para los preceptistas, son la oda y la elegía (u oda elegiaca)

ODA – Palabra griega que significa canto, designa todo poema lírico en Grecia, y a los formados por su imitación en “general” como indica un autor, da a es término el significado de toda composición perteneciente al género lírico
En tal sentido se clasifican, las odas en sagradas, heroicas, morales, amatorias, festivas y elegiacas.
Oda sagrada o religiosa, es la que trata de Dios, del “dogma, del culto etc., expresando lo más elevado o ardiente del sentimiento religioso. Ejemplos: los salmos de la Biblia; las tituladas Vida del cielo, a la Ascención, Noche serena de Fray Luis de León, quien es el que más se distingue en la literatura castellana por esta clase de composiciones; La muerte de Jesús por Alberto Lista.
Oda heroica o Pindárica es la que trata de “los grandes hombres, las hazañas ilustres, las glorias nacionales”; en una palabra, de lo que tiene gran importancia social.
Ejemplos: en Grecia las de Píndaro, considerado como el modelo clásico. En nuestra literatura, La batalla de Lepanto, por Herrera, al combate de Trafalgar y a la invención de la imprenta por Manuel José Quintana, el 2 de Mayo por B. López García. En la hispano_Americana merece mencionarse el Canto a Bolívar por el ecuatoriano Olmedo, Prometeo por el argentino Andrade y Sarandí por el uruguayo Zorrilla de S. Martín.
Oda moral o filosófica es la que tiene por objeto principal la expresión de sentimientos morales o el desarrollo de principios o preceptos éticos.
La combinación métrica usual de éstas y las otras odas ya definidas es la silva.
Se cita como modelo de oda moral La vida del campo de F.L. de León. (5)
Oda amatoria o erótica es la que trata del amor sexual. Ejemplos, entre las mas celebradas o conocidas: La siesta, de José Zorrilla, Nocturno a Rosario, de Manuel Acuña, las Pasionarias, de Manuel Flores, Deseos, de Eusebio Lillo.
A esta variedad corresponde también una a la que dio su nombre Anacreonte, poeta griego.
Es la llamada oda anacreóntica que celebra los placeres del vino y del amor (del amor sensual) con viveza, gracia y candor. Sus principales cultivadores castellanos son Villegas, Cadalso, Iglesias y Meléndez.
Aunque en rigor no pueden denominarse anacreónticas, son dignas de mencionar, en este punto, las numerosas producciones de carácter alegre sobre los placeres sensuales, especialmente el del gusto, que se encuentran en la literatura castellana y de que puede dar acabada idea La cena de Baltazar del Alcázar.
Oda festiva o humorística es la que, como indica su nombre, se caracteriza por su tono o estilo jocoso o humorístico; ej.: las Jácaras de Quevedo.

ELEGÍA – u oda elegíaca, es el poema lírico que lamenta la muerte de una persona querida o cualquier otro suceso desgraciado o triste, sea individual, sea social. Se llama heroica cuando su asunto es de importancia colectiva o social; y familiar, en los otros casos.
Ejemplos de la primera especie: A las ruinas de Itálica, de Rodrigo Caro(6) El 2 de Mayo, de J.N. Gallego.
De la 2ª especie: La epístola al Duque de Frías , con motivo de la muerte de su esposa, por Martínez de la Rosa.
A veces se mesclan lo elegiaco con lo moral o filosófico, como se observa en las Coplas de Jorge Manrique.(7)

HIMNO – Composición Destinada al canto (por lo regular con coro, ya sobre asuntos religiosos, ya sobre nacionales o históricos y en alabanza a algún personaje o alguna colectividad. Se denomina sagrado el de la primera clase de asuntos; patriótico el de la segunda. Ejemplo de este ultimo: el Himno paraguayo, el argentino.

CANCIÓN - En sentido general es lo mismo que Oda, canto o himno. Petrarca llamó canciones a todas sus poesías amatorias; Herrera a su oda A la victoria de Lepanto y otras. Según lo que se desprende de los cancioneros españoles y de una costumbre generalizada, puede aplicarse este nombre a las composiciones líricas, de estilo más familiar que elevado, de asunto generalmente amatorio y que se difunde en el pueblo por medio del canto. Ejemplo: La tejedora de Ñandutí, por Victoriano Montes. La canción del Pirata por Espronceda.

El EPITALAMIO, especie lírica poco cultivada en la literatura castellana, _ pero muy notablemente en la greco-romana, por Teócrito y Catulo _ se distingue por celebrar una boda y a quienes la efectúan “Merecen leerse el himno epitalámico y la Boda de Porticide Martínez de la Rosa(Coll y Vehi).

MADRIGAL - Composición breve que se distingue por la delicadeza, el ingenio, la gracia, la espontaneidad y el esmero. Su asunto es galante-amatorio. Como reúne tantas cualidades se citan como modelos sólo dos: el de Gutierrez de Cetina que empieza con este verso “ojos claros serenos”; y el de Luis Martín, que por ser menos conocidos transcribimos:

Iba cogiendo flores
Y guardando en su falda,
Mi ninfa para hacer una guirnalda;
Más primero las toca
A los rosados labios de su boca,
y les da su aliento los olores;
Y estaba su bien, entre entre una rosa
Una abeja escondida
Su dulce humor hurtando, Y como en la hermosa
Flor de los labios se halló, atrevida
La picó, sacó miel, fuese volando

Muchos son los madrigales compuestos en castellano; pero buscando el mérito de los de los mencionados, casi todos paran en el alambicamiento.

EPIGRAMA - Composición brevísima, generalmente de una sola estrofa (a lo más de dos cuartetas), que expresa un pensamiento ingenioso, generalmente festivo y satírico. Ejs.:

Un abogado de aquellos
Dijo a su cliente: o te salvo
O arráncame los cabellos…
_ Y el abogado era calvo.

La calavera de un burro
Miraba el doctor Pandolfo
Y enternecido decía
¡ Válgame Dios, lo que somos!

(A un viejo mentiroso y falto de dientes):

Vuestra dentadura poca
Dice vuestra mucha edad
Y es la primera verdad
Que se ha visto en vuestra boca
(Juan de Salinas)

La BALADA es una composición en que se expresa un sentimiento tierno, melancólico y un pensamiento delicado, mediante una ligera narración. Ej.: el romance antes citado que empieza así:

En una noche de luna
Estando en el Paraguay…

La letrilla no se distingue sino por el estribillo, verso o grupo de palabras que se repite al final de cada estrofa o serie de versos. Su asunto es generalmente jocoso o humorístico. Ejemplos: las que tienen los siguientes estribillos ande yo caliente_ Y ríase la gente de Góngora, y Poderosa caballero_ Es Don Dinero de Quevedo.
Mencionan también los tratadistas, entre las especies líricas, el soneto y el romance; pero el soneto y el romance son, como queda ya indicado combinaciones que pueden emplearse no sólo en todas las especies líricas sino también en todos los géneros poéticos.
En cambio no se tratan, por lo general, del Cantar y la Dolora.

CANTAR(8) - C omposición brevísima, de una sola estrofa de versos cortos, revelada o difundida por el canto y de origen anónimo o popular. Los más notables expresan en forma sencilla pero enérgica un sentimiento intenso o una idea ingeniosa o aguda.
Antonio de Trueba, uno de los poetas españoles de mayor renombre en el siglo XIX (precisamente por sus Cantares)_ dice a propósito de esta especie: “El pueblo es un gran poeta, porque posee en alto grado el sentimiento, que en mi concepto es el alma de la poesía. Su expresiones comúnmente desaliñada, pero en cambio siente mucho…”
“ Son para Cervantes agudezas que a modo de blanda espina os atraviesan el alma y como rayo os hieren en ella; según García Gutierrez “fugitivos rasgos de ingenio y flores silvestre que nacen sin cultivo; según Bécquer síntesis de la poesía; suspiros rimados para Emilia Pardo Bazán” (9)
Por su naturaleza francamente popular presentan muchas un carácter inferior o primitivo por su forma de gusto meramente sensorial (v. cap. VI P:T.)

Salero, viva el salero
Salero, viva la sal
Salero viva la gracia
Del salero universal
o por sus sentimientos:
Estando en gracia de Dios
Maté a mi mujer de un palo,
Yo no se que hubiera sido
Estando en gracia del diablo.

 

Sin embargo los hay también de pensamiento ingenioso, a veces delicado. He aquí algunos de índole amatoria:

Es tu cara como una rosa
que colorea
y tu cintura el tallo
que la menea

Mira como corre el agua
por debajo de la adelfa:
así corre por tu cara
la gracia de Dios, morena.

En pasando mi morena
Tropieza el que va detrás
Pues va llenando la calle
Con terroncitos de sal

El confesor me ha dicho
que no te quiera
y yo le dije; ¡ay padre
Si Vd. la viera!

 

He aquí otro de carácter burlesco:

 

Doce gallinas y un gallo
Casi siempre están conformes,
Y casi nunca lo está
Una mujer con un hombre.

Quién tuviera la dicha
de Adán y Eva
porque nunca tuvieron
Suegro ni Suegra!
También lograron
librarse de cuñadas
y de cuñados.

De una costilla de Adán
formó Dios a la mujer
para dejar a los hombres
ese hueso que roer.

Esta especie ha sido cultivada como algunos poetas conocidos como el ya citado Trueba, Campoamor, Augusto Ferrán, Ventura Ruíz Aguilera, Ángel M. Dacarrete, Narciso Díaz de Escobar, V. Medina y otros.

DOLORA – De esta especie, de que no hablan siquiera los textos,(10) es una de las más notables y originales de la lírica castellana contemporánea. Su creador es Campoamor. En forma ligera o humorística, expresa un pensamiento profundo o una interesante observación de psicología individual o social. Se vale generalmente de una breve narración o diálogo.
Conocidísimas son muchas de ellas, como “Quien supiera escribir”, “Las dos grandezas”, “La Opinión”, “Amar al vuelo”, “ La fe de las mujeres “, etc.
He aquí una:

De su honor en menoscabo
faltó un esposo a su esposa
ella perdonó amorosa,
y el público dijo: ¡bravo!
Faltó la mujer al cabo
harta de tanto desdén
y el falso esposo ¿también
perdonó a la esposa? No
El esposo la mató
y el público dijo:¡bien!

Como se ve por lo que acaba de decirse sobre cada especie lírica nominada, pertenecen a las fases primitivas o inferiores de la evolución unos por su asunto marcadamente social como la oda sagrada, la moral, el epitalamio, el himno patriótico, otros por su autor, como el cantar. En cambio otros representan los grados mas altos del subjetivismo, de la inspiración individualista o genial como el epigrama, el madrigal, la dolora, por lo que son también las muestras más avanzadas de la evolución lírica.

Entre las odas la amatoria comienza expresando, en la anacreóntica, la faz también inferior del sentimiento sexual, la sensual; y no llega a sus grados superiores sino cuando también el amor ha alcanzado las alturas a la que le llevan la dignificación a la mujer, el idealismo y demás elementos de la cultura.

Por razón análoga el epitalamio es ya cultivado en Grecia; y de Madrigales no se citan sino ejemplos modernos: el matrimonio tiene importancia social independiente del verdadero amor sexual. Se ha señalado ya en un capítulo anterior como la poesía era parte de las ceremonias nupciales en algunos estados medievales. Así también el epigrama y la dolora, frutos verdaderos de humorismos, no pueden nacer sino cuando la apreciación personalísima de cada poeta puede llegar a ser manantial fecundo y rico de creación estética.

Por eso Campoamor, como Cervantes, refleja el espíritu de su tiempo. De ahí que haya poetas y composiciones que pueden referirse a la especie a la que el dio nombre, por ejemplo: algunos cantos del hogar de Juan de D. Peza, muchas poesías de Bartrina, el héroe-chusma de E. Selles, y las de algunos poetas jóvenes de América española.

Notas:

(1) Composiciones tituladas La Aguja, La canción de las cañas y La condición.

(2) Ver los cantos salvajes sobre el amor, en Letorneau.

(3) "Hasta el siglo XII, existió todo un lirismo popular, muy rico, comprendiendo canciones da baile y otras en que se contaban aventuras de mujeres coquetas, matrimonios forzados, etc., en suma, incidentes menudos que nada tenían que ver con hechos de importancia en general. A estas composiciones inferiores se mezclaron leyendas más o menos históricas y a menudo heróicas, preparando la materia de las epopeyas futuras." Letorneau- Ob. Cit. La Poesía Lírica de la Edad Media.

(4) "...sería de todo punto imposible reducir a una clasificación rigurosa la incalculable variedad de composiciones líricas que ofrece la literatura de cualquier país." Surroca - Literatura General.

(5) También lo es Ante un cadáver de M. Acuña, aun cuando Poncelis (Lit. hisp-america) la califique de materialista o inmoral;

(6) Que se atribuye a Rioja.

(7) De esta naturaleza y digna de mención es la poesía "Dolor" de Francisco Pérez Echavarría, poete español del siglo XIX (Biblioteca Universal: T. XII Poetas Contemporáneos) Idem "Tristezas" de Nuñez de Arce.

(8) Los antares reciben variadísimas denominaciones según las diversas regiones de España: seguidillas, coplas, decires, tiranas, polos,  peteneras, malagüeñas.

(9) Melchor de Palau. Prólogo a la COlección de Cantares populares y literarios.

(10) Uno que tenemos a mano, el de Surroca, la menciona asimilándola a la balada.

 

 

Última actualización el Martes 20 de Octubre de 2009 14:49
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Cambiar

Tamaño de letra